Balada.   1984, Antonio Caballero, Sin Remedio, novela. Además de hablar sobre la-dificultad-de-escribir-poesía, el escritor presenta la escena que podría candidatizarse como la más hermosa descripción de hermandad de clase que caracteriza a este país: “Narciso sacó su cigarrillera de oro, ofreció coca: -¿Un pasecito? -¡Váyase a la mierda, maricón de mierda!-, bramó Roberto haciendo saltar de un manotazo la cigarrillera de Narciso. -Bobby, gordo, por favor… -Tú cállate gorda, que estoy hablando con mi primo. Narciso se acurrucó a recoger el polvo de coca derramado en la alfombra. El Chinche Urrita lo ayudó. Miguel Francisco quizo intervenir. -Caray, Bobby, no sea marica, este tipo me está financiando un negocio que usted no se imagina… -Mire, Miguel Francisco: estoy hablando con mi primo Ignacio Escobar, usted cállese si no quiere que le rompa la jeta.”   Narciso integraba ese segmento poblacional con el que la clase media emprendedora de este país trató de relacionarse para participar de los dividendos que dejaba un cuestionado negocio a partir de la década de 1970. Los investigadores Adolfo Atehortúa y Diana Rojas, recuerdan que esa atracción llegó a ser tan fuerte que acrecentó la creatividad de todo el mundo. Hasta del gobierno. Cuando se trató…

Some notes on the exploitation of gold and human beings in Colombia. Catalina Lozano.   Indeed, it has been argued –notably by Sigmund Freud- that gold is shit, especially with reference to the gold offered by the devil that turns out in many stories, Colombian as well as European, to be monumentally self-destructive. The world delights in opposites. Anthropologist and ex-bank teller Saba Waheed informed me that the commonest substances found on bank notes in the United States are shit and cocaine. Michael Taussig, My Cocaine Museum, Chicago and London, University of Chicago Press, 2004. p. 6     The Southwest was one of the areas of Colombia where, in colonial times, the economy was most based on the slavery of human beings who were brutally “hunted” in the West Coast of Africa and transported on English, French and Portuguese ships to be traded in the Americas. In the Spanish colonies, the arrival port was Cartagena, a city in the Atlantic Coast of what is known today as Colombia. (What is known today as Colombia is the result of an independence war led by the Creole elites who built a fragile nation-State where the basic social structure, inherited from colonial times…

“(NOSOTROS) ÉRAMOS EL GRUPO DE CALI, LO QUE NO ME GUSTABA ERA EL CALIWOOD”.   Dos piezas producidas con fragmentos de un mismo gran archivo, propiedad de Eduardo “la rata” Carvajal, mítico fotógrafo del cine caleño. Por un lado, tenemos las grabaciones de un casting y de unos ensayos para la película Aquel 19, de Carlos Mayolo, a partir de los que Ana María Millán, en compañía de Carvajal, reconstruyen la trama de la película en tres videos que conforman una instalación. Por otro lado, a partir de secuencias de fotos y de fragmentos de entrevistas a Carvajal, REproducciones (Lina Rodríguez y David Escobar) hacen una especie de sonoviso sentimental, un recorrido lleno de anécdotas, trivialidades y opiniones, por la vida de Carlos Mayolo o, más exactamente, por la vida de Carlos Mayolo junto a (y a través del ojo de) Eduardo Carvajal.   Material sobrante, imágenes sin uso, actuaciones sin histrionismo, registros pobres, películas sin decorado, sin maquillaje y sin caras reconocibles, pedazos de historias de muerte y de amistad que apenas quedan esbozadas, testimonios parcos y una impresión general de fragilidad y carencia son los productos resultantes de estos ejercicios de reelaboración de un archivo que, mirado objetivamente, debería…

ANA MARÍA MILLÁN, bordeando los bordes. por Jaime Cerón.   Ana Maria Millán pertenece a una generación de artistas que ha centrado su atención sobre los debates acerca de la pertinencia de lo local o lo global, en lo que tiene que ver con la definición de marcos referenciales así como a la relevancia de moverse a través del arte, con mayúscula, o las prácticas culturales, con minúscula.  Aunque inició su proceso de formación en Bogotá, lo concluyó en Cali, en donde se conectó con un conjunto de personas que tenían  posiciones críticas o al menos descreídas acerca las concepciones artísticas más establecidas o hegemónicas que interpretaban ese campo desde un punto de vista formalista o esteticista, por decir lo menos.  Con ese grupo de personas emprendió una tarea desclasificadora de dichas convenciones que les permitió entrar y salir de ellas a fin de ensanchar el ámbito de competencia de las prácticas artísticas.   Una de sus primeras incursiones en el campo artístico colombiano tuvo lugar en 1999, cuando hizo parte del proyecto curatorial denominado 450 Km que dirigió Wilson Díaz y que fue uno de los tres capítulos del VIII Salón Nacional de Artistas Jóvenes de Bogotá.  Su trabajo,…